El proceso de maduración del corcho: importancia y factores clave

La maduración del corcho es un paso esencial en la producción de materiales de alta calidad a base de este recurso natural. Es durante este proceso donde los fardos de corcho en plancha pasan por un período crítico de estabilización, que dura al menos 12 meses. Esta etapa es fundamental para garantizar la estabilización celular del corcho y la eliminación de cualquier residuo de «corcho verde», una fase temprana del corcho que aún no ha alcanzado sus características óptimas.

Sin embargo, el éxito del proceso de maduración no solo depende del tiempo que dure, sino también de las condiciones en las que se realice la guarda. Factores como el clima del lugar donde se realiza la maduración, puede influir considerablemente en la calidad final del producto. Una estiba adecuada debe considerar aspectos como:

Protección meteorológica: Es vital proteger el corcho de las inclemencias del tiempo, como la lluvia, el sol extremo o la humedad, que pueden afectar su calidad.

Aislamiento: Asegurar que el corcho esté en un lugar aislado de contaminantes externos es esencial para mantener su integridad. Por este motivo Parramon Exportap ha renunciado a estar en un polígono industrial donde otras empresas puede emitir olores que afecten al corcho.

Disposición: La forma en que se apilan y organizan los fardos de corcho puede influir en cómo se airean y, por ende, en su maduración.

Por lo tanto, para obtener un corcho de primera calidad, no solo es esencial respetar el tiempo mínimo de maduración sino también garantizar condiciones de estiba ideales. En Parramon Exportap, se construyó el almacén de estiba del corcho, con una orientación perfecta, climatológicamente hablado. El sol sale por el este e impacta todo a lo largo del lateral del almacén, avanza el día y por la tarde impacta todo a lo largo del otro lateral del almacén. El viento del norte “Tramontana” impacta de norte a sur en el almacén y ayuda al proceso de secado.

Este proceso, cuando se realiza correctamente, asegura que la masa de corcho a procesar sea de la mejor calidad posible, ofreciendo productos finales duraderos y de alto rendimiento.

Medio ambiente y sostenibilidad. Toda la parte superior del almacén está recubierta de placas solares que generan el 45% de la energía total que necesita la planta. El agua de la lluvia de este tejado se dirige a un pozo, donde se almacena y se aprovechará para el siguiente proceso: hidratación.

Scroll al inicio
Ir al contenido